QUÉ ES HALAL?

La ley Islámica define cada aspecto de la vida de los musulmanes, por ende, el de los alimentos que pueden y no pueden consumir, así como también define el método apropiado de sacrificio de un animal para que sea apto para el consumo musulmán, proceso conocido como Sacrificio “Halal”.

Halal es un término árabe que significa “permitido o lícito”. En general se refiere a todo aquello que por sus características, procesos y/o ingredientes es apto como alimento de musulmanes según la ley Islámica.

Esta Ley Islámica indica que los productos prohibidos son:

  • Carne de cerdo y productos derivados de este animal
  • Alcohol y derivados de bebidas embriagantes
  • Animales no sacrificados según ley Islámica
  • Sangre y derivados de ella
  • Animales carnívoros
  • Ave de presa, entre otros.

La población musulmana alcanza los 2,5 billones a nivel mundial y de acuerdo al informe preparado por Thomson Reuters para el Gobierno de Dubai, el mercado de la comida Halal alcanza los US$ 2.000 mil millones y según predicciones para el 2025 los alimentos Halal representarán el 25% de la comida mundial. Se pronostica que las importaciones de comida Halal hechas por los países musulmanes y de acuerdo a « The Economist Intelligence Unit », subió desde US$ 34 mil millones en 2019 y alcanzará los US$ 70 mil millones en el 2020, donde por ejemplo Emiratos Árabes Unidos importará alimentos halal a valores de US$ 12 mil millones para el final de la década.

El concepto Halal es aplicable no solo para alimentos y bebidas, sino que también para todos los aspectos de la vida cotidiana que al musulmán respecta. Cuando se trata de comida Halal, la mayoría de la gente piensa en productos de carne solamente, sin embargo, los musulmanes deben garantizar que todos los alimentos, en particular los procesados, farmacéuticos y artículos no alimenticios, como cosméticos, cumplan con los requerimientos básicos de los requisitos halal.

El consumidor musulmán posee diferencias en sus dimensiones y preferencias de elección de productos, lo que hace que la evolución de este mercado sea compleja de predecir. Esto debido a que existen muchos países árabes con generaciones jóvenes que están más acostumbrados a la manera moderna de hacer compras y en lugares donde pueden encontrar todos sus productos de una sola vez.

Un dato no menor es que los requerimientos Halal aumentan un 20% a nivel mundial, mientras que cerca del 20% del consumidor final no son musulmanes, a sabiendas de las distintas ventajas del proceso Halal.

Beneficios más allá de lo económico

El mercado Halal, desde hace tiempo, es un sector que abre puertas y espacios comerciales. Al mismo tiempo, sirve de puente entre culturas. No solo las empresas se benefician de ello, sino también los consumidores finales.

Se trata de una oportunidad de negocio sobre valores éticos consolidados que goza de unas interesantes dinámicas económicas. Halal es una garantía de calidad, de seguridad alimentaria, bienestar animal, desarrollo sostenible y trato con el consumidor. Unos beneficios que, a menudo, sobrepasan las cifras económicas.

Desde El Centro de Certificación Halal de Chile, llevamos más de 11 años impulsando y desarrollando este concepto, así como ofreciendo nuestros servicios a las empresas del chilenas y latinoamericanas interesados por este mercado.